La gata tiene frío

Cuando mi gata Ronja tiene frío, quiere dormir en mis hombros. No le gusta sentirse sola, o dormir en el sofá, cuando siente tanto frío. Si no estoy cerca, se acerca a su hermano Asrael para que le de un poco de calor.

No es realmente su hermano, y no se parecen mucho, pero han vivido juntos desde que son cachorritos y son tan amigos que son como hermanos.

El café de mamá

El café de mamáEn las mañanas me gusta ver a mi mama tomar café.

Se levanta muy, muy temprano, y lo primero que hace, aún antes de que salga el sol es preparar café.

Lo hace muy despacio, y lo sirve en una taza con animalitos dibujados. Se sienta en la mesa y toma la taza con las dos manos y espera a que se enfríe un poco. Y mientras espera, parece como si estuviera en otra parte, porque no se da cuenta que estoy en piyama, en la puerta de la cocina viéndola. Todas las mañanas.

Mi mamá tiene hoy el pelo rojo

Mamá con el pelo rojoCuando se levantó y salió de casa, tenía el pelo café, como el mío. Todos dicen que me parezco mucho a mi mamá, pero ya no. Porque cuando regresó, tenía el pelo rojo como un tomate.

Ya no nos parecemos tanto, y me puse triste por eso. Mi mamá dice que nos parecemos en lo importante, y que sólo se pintó el pelo para cambiar. Me dice que los adultos aveces tienen que intentar cambiar, para ver como les ve con los cambios, y si les gustan. Pero no me dejó pintarme el pelo azul. Dice que los niños no pueden pintarse el pelo.

Los adultos son extraños.

Noche sin nubes

En la noche, me gusta ver por la ventana. Cuando no hay muchas nubes se ven las estrellas y las puedo contar. A veces veo una o dos, a veces más de una docena. A veces, simplemente no se ve ninguna.

No importa que cada noche sean las mismas estrellas, las puedo contar otra vez y contarlas al revés y volverlas a contar. Hay muchas cosas que se pueden repetir, que no se acaban y me hacen sonreír.

Noche de contar estrellas

Noche sin nubes

Una tortuga muy pero muy vieja

Mi mamá dice que las tortugas viven muchos años, más de 100. Pienso que me gustaría vivir mucho tiempo como una tortuga para poder saber muchas cosas, poder hablar con muchas personas, leer muchos libros y conocer muchas ciudades y pueblos y campos.

La tortuga Casiopea

Yo tengo una amiga tortuga que se llama Casiopea. Me gustaría vivir como mi amiga Casiopea, porque verla siempre me alegra, y me gustaría que todos se alegraran de verme. Y porque tiene su casita encima y no necesita nada más que lo que lleva a cuestas. Y me gustaría vivir como Casiopea porque va despacio, sin preocuparse por los que corren a su lado y siempre sonríe y me mira tranquila. Me gustaría mucho que todos vieran lo linda que es Casiopea y lo bien que me hace verla.

Pero más que eso, me gustaría recordar siempre que puedo ser una tortuga el día que quiera. Quiero no olvidar que cada día puedo crear quien quiero ser, y solo serlo. Y me alegro, de saber que tengo amigos que me recuerdan, cada día, que puedo ser una tortuga si solo quiero serlo.

Cinco perros

Cinco perros había en el parque. Uno amarillo, grandote y tonto, con una correa roja. Un chiquitín, marrón con los ojos amarillos y una plaquita morada. Un perro negro, con muchas canas, ya sin ganas de jugar y una bufanda roja y verde de navidad. Un grandulón, negro con patas cafés y el hocico blanco. Y mi perro, el más dulce de todos, orejón, cafe, negro y blanco.

Cinco perros en el parque

Parece que va a llover y todos los perros se ponen nerviosos. A los perros no les gusta cuando llueve. A la gente que vive en las ciudades tampoco les gusta cuando llueve. Pero aún así, aveces llueve.

Solo moras para este oso

solo-moras– Mamá, de verdad sólo quiero moras

– No puedes comer solo moras, tienes que comer un poco de pescado. Si no, serás un osito chiquito para siempre.

– ¿Y si hacemos un pescado de moras?

Al gato no le gusta bañarse

El gato no se quiere bañarTodos los días tomo una ducha antes de salir de casa. Es divertido porque el vapor del agua empaña el espejo y puedo dibujar animales en él.

A mi perro le gusta bañarse también. Cuando se moja, se sacude y moja todo el baño, las paredes, el tapete… y sale corriendo a buscar que más mojar, por toda la casa.

Pero a mi gato, a mi gato no le gusta bañarse. Cuando se moja, se molesta mucho, y no se mueve y solo me mira de mal genio. Y cuando está mojado se ve muy flaco, todo el pelo se le pega, y se sube al borde de la ventana y me mira con mal genio por una semana.